Grecia, los bancos y tú

Es vergonzoso ver como Francia y Alemania y el resto del núcleo duro de la UE ha perdido el tiempo miserablemente discutiendo la mejor manera de rescatar a Grecia, pero no han tardado ni una semana en diseñar un plan para rescatar a sus entidades bancarias y grandes aseguradoras por si Grecia al final cae.

Los mismos políticos que imponen medidas humillantes y durísimas a los griegos para que apuntalen su economía son los que preparan un cajón lleno de millones de euros para salvar a sus entidades financieras, sin tener en cuenta que esas entidades son en buena parte culpables de lo que les pasa por haber invertido en deuda helena cuando era un buen negocio. Ahora que la cosa va a quebrar, privatizan beneficios y socializan pérdidas. ¿Te imaginas jugar en un casino donde todo lo que ganas es para tí pero lo que pierdes lo paga el Estado con el dinero de sus contribuyentes? Pues eso.

Éste es nuestro nuevo lugar en el Mundo. Sabíamos que era un lugar injusto, pero lo tolerábamos. Sabíamos que entre el Primer Mundo y el Tercero había una desigualdad insalvable. Que entre tú y ese mendigo tirado en la Gran Vía también. Éramos conscientes de que ése es el precio que se debía pagar para mantener nuestro estatus. Para que haya ricos debe haber pobres. Es una perogrullada trágica, pero obvia.

Pero las cosas cambian cuando la desigualdad te afecta a tí. Cuando te das cuenta de que la persona ninguneada, el pobre invisible que se puede sacrificar, el ser humano que no merece ser valorado como debería, sino considerado como mera estadística, eres tú mismo.

Publi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios del blog serán moderados por el administrador. Pueden tardar un tiempo en aparecer.