Ahí me encontraréis

Donde haya olas me encontraréis. En ese momento del día cuando la luz es tibia y las fachadas del pueblo brillan y los mástiles del puerto se mecen despacio y tintinean rítmicos los cables. Cubierto de salitre, revuelto el cabello y la mirada, dura la barba y oscurecida la piel. Vuelta la vista al viento, las manos hundidas en la arena y la sonrisa persiguiendo velas blancas rumbo Sur. El corazón acompasado a la rompiente, enamorado, expuesto y feliz. Ebrio de verano y de aventura. Apaciguada mi tormenta por una risueña plenitud.

Ahí me encontraréis. Sereno e invencible. En un lugar que no lo es. Que existe y desaparece.

Publi

4 comentarios:

Los comentarios del blog serán moderados por el administrador. Pueden tardar un tiempo en aparecer.