El bueno de John vivió una juventud de oro en el North Shore de Oahu y ahora que está retirado en Seattle, tras años dedicado en cuerpo y a...
El bueno de John vivió una juventud de oro en el North Shore de Oahu y ahora que está retirado en Seattle, tras años dedicado en cuerpo y alma al ingrato mundo de la publicidad, se dedica a pintar cuadros con las desdibujadas escenas de sus años dorados.

Ahí queda eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios del blog serán moderados por el administrador. Pueden tardar un tiempo en aparecer.