Supe de Víctor Bensusan   por esa máquina bipolar de adulación babosa y crítica atroz que es Twitter. Por algún comentario que publicó allí,...
Supe de Víctor Bensusan por esa máquina bipolar de adulación babosa y crítica atroz que es Twitter. Por algún comentario que publicó allí, llegué hasta El Verano Sin Fin (también en FB), su enciclopedia de cosas inclasificables, amontonadas y siempre interesantes relacionadas con el surf, la fotografía, el cine, la música y el arte.

Sin conocerle más que por ese escaparate, siempre supuse que se trataba del reflejo de su actividad profesional. Viendo sus fotos pensé que era fotógrafo, viendo sus dibujos pensé que era artista y viendo que el surf era el tema central de todo el conjunto, pensé que se dedicaba a ello. Al parecer acerté sólo en lo último, puesto que Víctor es juez profesional de surf. Las otras posibilidades, que yo daba por seguras, son en realidad una mera afición. Pero, ¿qué cosa define mejor a las personas que lo que hacen por puro placer?

Aquí os dejo las respuestas de Víctor. Leedlas con atención, que habrá examen.


Víctor Bensusan, de Cádiz, surfista, artista, fotógrafo y juez profesional de competiciones de surf. Si te pregunto cuál es tu profesión, ¿qué contestas?
Uf. Surfista, artista y fotógrafo son palabras que me quedan tan grandes como llamar cantante a Enrique Iglesias. Tengo un nivel muy normalito de surf, artista es una palabra que relaciono con gente de Dalí para arriba y nunca he estudiado fotografía ni tengo una buena cámara. Así que no soy nada de eso. Sólo soy un tipo tranquilo que una tarde lluviosa de domingo decidió abrir un blog con cosas que le gustaban porque en la tele sólo ponía ‘Beethoven 3: de excursión con la familia’.

Una gran película, pero para que te situemos mejor en el mundo ¿qué otras cosas te definen?
Mi libro de cabecera es 1001 recetas de Simone Ortega, se me cansan los dedos si escribo mucho por whatsapp, el caldo de puchero es la base de mi pirámide alimenticia y me gustan las tetas más que los culos.

Vaya cartel para las chicas: no eres hábil con los dedos, sólo aceptas la comida de mamá y jamás las miras a los ojos. Menos mal que haces unas fotos cojonudas ;-) Hablando de fotos, a mí me gusta mucho tu estilo, porque es minimalista y a la vez directo, con temas muy definidos, pocos elementos y todo muy limpio y ordenado. ¿Es intencionado o sencillamente “sale así”?
Imagino que sale así, como soy, sencillo y transparente. Bastante simplón, para ser sincero.

Recuerdo especialmente “Camino a la playa”, un set -y el posterior texto en MarGruesa- con el que muchos nos identificamos. ¿Cómo surgió la idea?
A raíz de que colaborasen con mi blog, Javi Muñoz ‘Pacotwo’ y Sergio Villalba me escribieron para que participase en una sección escribiendo lo que me diese la gana y cuando me diese la gana. Me gustan las cosas así, sin presiones y sin prisas. Y más si es para algo tan bien hecho como MarGruesa.

A parte del contenido que generas tú, fotos y todo eso, llevas muy al día el blog. ¿Cómo encuentras todas esas maravillas bizarras?
En gran parte gracias a Tumblr. Doy con alguna foto que me gusta o me llama la atención y empiezo a buscar información de ella hasta que doy con el autor. Luego bicheo en su trabajo, leo un poco sobre él y si me parece que merece la pena perder un segundo viendo lo que hace, lo cuelgo.


Hablando de genios. ¿Qué hay de Ojos-R-Ojos? ¿Adónde va esa aventura?
Fue una idea que surgió a raíz de una entrada en el blog en la que hablaba sobre una web que hacían unos fotógrafos australianos que colgaban a diario fotos de sus playas.. Pensamos que en Cádiz no había nada parecido y me puse en contacto con varios fotógrafos de la zona y decidimos hacer algo similar. El hecho de que no sigamos actualizando la web es por culpa de que decidiésemos hacerlo en Tumblr, un formato en el que es fácil que las fotos aparezcan en cualquier web del mundo sin que nadie sepa quién es el autor. Eso y lo trabajoso de actualizar cada día hizo que desistiésemos, aunque hemos hablado de que algún día podríamos hacer una exposición conjunta.


Volviendo al blog, tienes una buena comunidad, muchas visitas, página en Facebook... ¿sigue siendo un mero entretenimiento o ya es business?
Cuando no me entretenga haciéndolo dejará de existir. No busco que sea un negocio, sólo quiero que sea curioso, bonito y que nadie que lo lea me tire huevos por la calle.

Pues que dure: tu blog es de lo mejor que hay. Por él han pasado ilustres, sobre todo en el famoso apartado "Quiero" de los 10 deseos. ¿Cómo fue esa historia?
Un día, medio en serio medio en broma, escribí una entrada con diez cosas que me gustaría hacer o tener en la vida. Una de ellas era una suscripción vitalicia a la revista Desillusion Mag. No sé cómo llegó a ellos, pero se pusieron en contacto conmigo y me dijeron que me la regalaban. Como agradecimiento y porque me apeteció, les pedí que me dijeran cuáles eran sus diez deseos. Como quedó bien, pensé que podía ser una sección y saber los diez deseos de gente más o menos influyente en el mundo del surf. Y así fue.


Como se ve en todo lo que tú y otros como tú hacéis, la subcultura del surf es cada vez más amplia e implica más disciplinas artísticas. A veces tengo la sensación de que la dispersión es tan amplia, que incluso el surf se vuelve algo accesorio. ¿Qué opinas? ¿El surf art deja de ser el complemento y se está comiendo al surf?
Alguien que se pierda un buen baño por pintar un cuadro, hacer una entrada en un blog o actualizar el Facebook de su web, no es un artista, es un posturas.

Amén... Esta nueva cultura surf de lo retro y lo hipster parece propagarse a gran velocidad y se empiezan a ver cosas parecidas en todos lados. ¿Hay por ahí alguna punta de lanza? ¿Dónde está lo diferente ahora?
No soy ningún gurú de esto y si te soy sincero, no tengo muy claro qué significa hipster. Sólo sé lo que me gusta y lo que no, aunque tampoco sé explicar por qué. Me pasa igual con el vino y las mujeres.

Demos un giro. ¿Qué hay de las competiciones? ¿Cómo es eso de ser juez de surf?
Pasar horas sentado frente al mar era algo que ya hacía antes y nadie me pagaba, así que ahora mola más. Hay que estar muy concentrado, recordar las olas más importantes y comparar. Hay que decidir, por ejemplo, si te ha gustado más la ola de rojo que acabas de ver o una que se le parece de amarillo de la segunda manga de octavos de final de hace tres horas y cuánto más o menos te ha gustado. Un rollo, no lo recomiendo. Además, aquí los campeonatos son en invierno y no puedes entretenerte mirando tías en bikini porque en la playa sólo hay gente abrigada, algún pescador con cara de pocos amigos y gaviotas capaces de robarte el bocadillo y el dinero para el autobús de vuelta a casa.

Jajajaja... no nos convencerás de que ser juez de surf es una vida dura, pero buen intento. De todos modos, no parece sencillo juzgar el surf. A mí siempre me ha parecido una alquimia misteriosa, pero ¿se puede puntuar el estilo?
El estilo en sí no se puntúa. Si consigues hacer maniobras radicales en el punto crítico de la ola con fuerza, control y fluidez, como dice el criterio, es que tu estilo funciona. Si no, la selección española de petanca está buscando nuevos miembros.


¿Y qué hay de tu surf? ¿Cómo os trata Cádiz a los surfistas?
Mi surf debe ser horrible porque nunca consigo que alguien venga a hacerme fotos a la playa. O eso o nadie me quiere. De calidad de ola vamos sobrados, la única pega es la consistencia. Nuestra temporada es corta, pero entre Diciembre y Enero tenemos días tan buenos que es difícil imaginar un sitio mejor.

Y para finalizar quiero darte las gracias por responder la entrevista. Es un honor tenerte como uno más de los nuestros. Sólo déjame pedirte una última cosa: no serán 10, pero sí 3. Dime tres cosas que ahora mismo le pedirías al genio de la lámpara.
Una buena melena, surfear como un Top 44 y un mono pequeñito vestido de botones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios del blog serán moderados por el administrador. Pueden tardar un tiempo en aparecer.